viernes, 31 de mayo de 2013

Com arribem a casa?/¿Cómo llegamos a casa?


La nostra manera de comunicar-nos determina les postres relacions. L’estrés i l’atenció cap allò que no té un valor profund, desvia la mirada del que val la pena.

No ens adonem. Arribem a casa la major part del dia pensant en allò que em fet malament o allò que queda per fer. També ressona al nostre cap tot allò que està mal fet. Les rentadores que no he pogut fer, el terra ple de brutícia, o el castig que he sigut incapaç d’imposar.

La manera d’arribar a casa i reunir-nos amb la família, parella o fills, ens determina la resta del dia. Però encara més augmenta o disminueix la sensació de que la jornada ha valgut o no la pena.

Quan ens trobem amb els fills, seria bo plantejar-nos el següent.
Preguntar com anat el dia, adaptant la pregunta a les diferents edats dels postres fills. Si son petits podem formular preguntes tancades. “avui que heu fet: psicomotricitat o plàstica? Què t’ha agradat més i el que menys? Què has fet a l’hora del pati? Etc.
Amb les parelles, la comunicació moltes vegades està viciada o abandonada. Per això es necessari establir certes preguntes de manera rutinària que ens apropin a saber com està l’altra persona.
Què tal? Com ha anat el dia? T’has pogut enfortir d’aquell problema que tenies a la feina? Com et sents? Etc.
La comunicació és un gran instrument al nostre abast que hem de saber utilitzar-lo. Es per això que les preguntes són tan necessàries com les respostes. Tal i com diuen els savis “el contrari de l’amor no és l’odi, sinó la indiferència”.

Nuestro modo de comunicarnos determina las relaciones. El estrés y la atención hacia aquello que no tiene un valor profundo, desvía la mirada de aquello que vale la pena.

No nos damos cuenta. Llegamos a casa pensando en todo aquello que hemos hecho mal o todo aquello que resta por hacer. Resuena en nuestra mente todo lo mal hecho. Las tareas pendientes de casa, el suelo sucio o la ropa por recoger. El sentimiento de fracaso por la sensación de no haber sabido más puede invadirnos, por no haber sido capaces de imponer un castigo con contundencia.

El modo como llegamos a casa y nos reunimos con la familia, pareja o hijos, nos determina el resto de día que nos queda por vivir. Aún más, la sensación de que la jornada ha valido o no la pena, puede aumentar o disminuir en función de como nos tratemos al reunirnos con los nuestros.
Al reunirnos con nuestros hijos, sería bueno no pasar por altos preguntas tan sencillas pero imprescindibles como:
- ¿Qué has hecho hoy en la escuela?
- ¿Qué es lo que te ha gustado más? ¿y lo que menos?
Preguntas de este estilo nos dan pié a fortalecer las relaciones e interesarnos por el pequeño grande "yo" de nuestros hijos. Las preguntas deben adaptarse a la edad y momento vital de nuestros hijos.

En la pareja, muchas veces la comunicación está viciada, abandonada o simplemente podrida. Por este motivo, es necesario establecer de manera sistemática preguntas que demuestren nuestro interés sobre el día a día de nuestra pareja.
La comunicación es un gran instrumento a nuestro alcance para fortalecer los lazos. Por este motivo, las preguntas son tan importantes como las respuestas. Tal y como dice los sabios: "lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia"